jueves, 16 de febrero de 2012

Diciendo

Empiezo casi todo por el final. Como cangrejo rengo voy dejando huellas rotas en la arena ¿Estás? ¿Te vi alguna vez cubierto de luces?

Rompo el poema por el costado más nuevo y coloco pétalos marchitos sobre sus ojos ¿Cuál es su forma? ¿Cuál la curva exacta de la estructura?

Estás.

En todo lo que desarmo, estás. Y juegas, a un ritmo de lagartija, por los rincones de mi mente.

Saltas.

Salto.

Saltas.

Salto.

Nos caemos.

Frases largas, palabras como pozos, miradas (tus miradas) de no saber si despertarte o esconderte en la siesta.

Estás…

O estabas.

Y lo dije, a veces, me enredo en los finales y me dejo arrastrar.

0 Arribos desde el último alunizaje: