martes, 13 de enero de 2009

Ahí vamos... otra vez

Nuestra nave (o lo que queda de algo que una vez fue una nave) descendió (más bien, cayó, con mucha gracia eso si) entra casas cubiertas de tierra y árboles.
No sé que nos depara este lugar, pero ya se verá…

1 Arribos desde el último alunizaje:

Ojitos dijo...

Todo lugar despierta algo interesante.
Como me dijeron por ahí, hay que darle lugar a la magia, o algo así.