viernes, 8 de mayo de 2009

El otro lado

¿Qué queda para el árbol que crece
en el margen violento de la vereda?
¿Qué raíz amarga,
sabia herida,
rencor del golpe en la espalda?

Ser lo que le sobra a esta Ciudad
-reina sucia,enmohecida,
Saturno deglutiente de piernas dobladas-
ser menos que nada
y tener que vivir igual.

¿Qué queda
desde la vereda sucia,
desde la sangre en las alcantarillas
para el árbol inclinado
que busca sombra?
¿Para la sombra misma
ya dolida,
rota,
cansada de ser sombra
y nada más?

¿Qué queda entonces
para estas manos
que se resisten a no ser vistas?
¿Para estos niños,
ya hombres,
ya mujeres,
recibiendo el golpe
en las piernas,
el vientre,
el sexo?

¿Qué queda si ya no estás,
si ya no estamos
para gritar?

2 Arribos desde el último alunizaje:

Migue dijo...

¿Qué tal? Perdona que irrumpa de esta manera en tu blog, seré breve: He encontrado ciertas atingencias en nuestros perfiles, y ahora que me he paseado por "Los viajes de La Hija del Capitán", ratifico tus tendencias literarias. ¿Por qué no le das un vistazo a mi blog? (www.estadiodearcadia.blogspot.com)Aunque debo advertir que aún estoy en su etapa incipiente. En fin, te dejo copiado mi correo electrónico por si te interesa establecer cualquier contacto: miguezamorano@hotmail.com

Ojitos dijo...

Simplemente hermoso... conmovedor...
Este quiero usarlo también para La Linterna Mágica...
Gracias por poner palabras a nuestros pensamientos...